Si sufre de dolor y  rigidez en la parte inferior del talón, visite Centro Clínico Senabre.

Fascitis plantar

La fascitis plantar ocurre cuando la banda gruesa de tejido en la planta del pie se estira o se sobrecarga demasiado. Esto puede ser doloroso y hacer más difícil el hecho de caminar.

Usted es más propenso a presentar fascitis plantar si tiene:

  • Problemas con el arco del pie (tanto pie plano como arco plantar alto)
  • Correr largas distancias, especialmente correr cuesta abajo o sobre superficies desiguales
  • Aumento repentino de peso u obesidad
  • Tendón de Aquiles (el tendón que conecta los músculos de la pantorrilla al talón) tenso
  • Zapatos con soporte de arco deficiente o suelas blandas

La fascitis plantar se observa tanto en hombres como en mujeres; sin embargo, casi siempre afecta a los hombres activos entre los 40 y 70 años y es una de las dolencias ortopédicas más comunes relacionadas con el pie.

Síntomas

La queja más común es el dolor y la rigidez en la parte inferior del talón. El dolor allí puede ser sordo o agudo. La planta del pie también puede doler o arder.

El dolor generalmente es peor:

  • En la mañana cuando usted da los primeros pasos.
  • Después de pararse o sentarse por un rato.
  • Al subir escalas.
  • Después de actividad intensa.

El dolor se puede desarrollar de manera lenta con el tiempo o repentinamente después de una actividad intensa.

Pruebas y exámenes

El especialista  llevará a cabo un examen físico que puede mostrar:

  • Sensibilidad en la planta del pie
  • Pies planos o arcos altos
  • Hinchazón o enrojecimiento leve en el pie
  • Rigidez o tensión en el arco de la parte inferior del pie

Se pueden pedir radiografías para descartar otros problemas.

Tratamiento

  • Tomar paracetamol (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin) para reducir el dolor y la inflamación.
  • Ejercicios de estiramiento del talón y del pie.
  • Férulas nocturnas para usar mientras duerme con el fin de estirar el pie.
  • Descansar lo más que pueda durante al menos una semana.
  • Usar calzado con buen soporte y amortiguación.

Otras medidas para aliviar el dolor abarcan:

  • Aplicar hielo al área del dolor. Haga esto al menos dos veces por día durante 10 a 15 minutos, con mayor frecuencia en los primeros dos días.
  • Ensayar con el uso de una talonera ortopédica, almohadillas de fieltro en el área del talón o plantillas para zapatos.
  • Usar férulas en la noche para estirar la fascia lesionada y permitirle que sane.

Si estos tratamientos no funcionan, es posile derivar el problema a un especialista del pie, podólogo:

  • El uso de una férula de yeso en bota, la cual luce como una bota de esquí, por tres a seis semanas. Se la puede quitar para bañarse.
  • Plantillas para zapatos hechas a la medida (ortopédicas).
  • Inyecciones de esteroides o inyecciones en el talón.

Algunas veces, se necesita una cirugía del pie.

Pronóstico

Los tratamientos no quirúrgicos casi siempre mejoran el dolor. El tratamiento puede durar desde varios meses hasta dos años antes de que los síntomas mejoren. La mayoría de los pacientes se siente mejor en 9 meses. Algunas personas necesitan la cirugía para aliviar el dolor.

Posibles complicaciones

El dolor puede continuar a pesar del tratamiento. Algunas personas pueden necesitar cirugía, la cual tiene sus propios riesgos. Hable con su médico acerca de estos riesgos.

Prevención

El hecho de verificar que el tobillo, el tendón de Aquiles y los músculos de la pantorrilla estén flexibles puede ayudar a prevenir la fascitis plantar.