Odontología general:

La odontología es la especialidad médica que se dedica al estudio  de los dientes y las encías y al tratamiento de sus dolencias. Esta disciplina se encarga de todo lo referente al aparato estomatognático, formado por el conjunto de órganos y tejidos que se encuentran en la cavidad oral y en parte del cráneo, la cara y el cuello.

Existen dos grandes grupos dentarios: el grupo anterior, formado por los incisivos y los caninos, y el grupo posterior, compuesto por los premolares y los molares. Más allá del aspecto estético, cada diente tiene una función. Los incisivos permiten cortar los alimentos, los caninos ayudan a desgarrar y los premolares se encargan de la trituración, por ejemplo.

Odontología infantil:

Centro Clínico Senabre ofrece su propio  programa de Salud Bucodental Infantil que consiste en una serie de medidas preventivas con la finalidad de prevenir la caries y la enfermedad periodontal, contemplando también algunos tratamientos que cubren las patologías más frecuentes que se presentan en la infancia.

 

 ¿Por qué es importante la Promoción de la Salud Bucodental en la edad escolar?

 Se debe a que las enfermedades orales  son muy frecuentes y suelen iniciarse en la infancia. Tienen un gran impacto negativo en la calidad de vida de las personas.
Los dientes son más susceptibles a la caries cuando erupcionan. Los dientes permanentes erupcionan entre los 6 y los 12-14 años. Los dientes cuando salen tienen un esmalte inmaduro que se irá consolidando en los 2 o 3 años siguientes y, en este periodo, son más susceptibles a la caries.

Los dientes permanentes van erupcionando entre los 6 y los 12-14 años de edad (salvo los cordales o “muelas del juicio” que aparecen a partir de los 17 años).

La caries es una enfermedad infecciosa muy extendida (42,3% a los 12 años y 92,6% a los 35-44 años tienen caries en la C. Valenciana). Es una enfermedad crónica. Puede prevenirse con las medidas preventivas adecuadas.

 Sólo puede curarse (con flúor tópico) si no hay cavitación. Cuando el esmalte está agujereado, el tratamiento (obturación de la lesión) pretende únicamente detener su progresión, pero no evita nuevas lesiones.

Abajo figura imagen de caries infantil.

caries niño

 

Proceso de la caries:

Si el esmalte superficial se rompe, se producen cavidades. Cuando el proceso no se logra detener mediante medidas preventivas, puede llegar a afectarse la dentina y la pulpa, provocando dolor y finalmente la destrucción del diente. La llegada de los gérmenes al ápice dentario produce la formación de absceso. Como cualquier foco infeccioso puede tener repercusiones generales mediante el trasporte sanguineo de las bacterias.

Medidas preventivas:

1. Alimentación saludable
2. Una correcta Higiene oral
3. Utilización de Flúor tópico

1. Alimentación saludable:

 La ingesta frecuente de azúcares favorece el predominio en la boca de bacterias productoras de ácido.  Los ácidos que producen las bacterias de la placa dental al metabolizar los azúcares, agreden la superficie del esmalte.
 La probabilidad de dañarse el esmalte dental es mayor cuanto más a menudo se toman azúcares y más tiempo permanecen éstos en la boca. Moderar el consumo de productos azucarados.

Escala de peligrosidad alimentos cariogénicos: de mayor a menor potencial de agresión

  •  Alimentos adhesivos que contienen azúcar, consumidos entre comidas.
  •  Alimentos adhesivos que contienen azúcar, consumidos en las comidas.
  •  Alimentos líquidos que contienen azúcar, consumidos entre comidas.
  •  Alimentos líquidos que contienen azúcar, consumidos en las comidas.
  •  Alimentos sin azúcar.

 Incrementar el consumo de frutas, verduras y hortalizas.

La fruta y la verdura forman parte de una alimentación saludable. Se recomienda el consumo de al menos 3 piezas de fruta al día y 2 raciones de verdura. La fruta y la verdura fresca son alimentos no cariogénicos, poco calóricos y sacian por lo que también tienen un papel importante en la prevención del sobrepeso y obesidad.

2. Realizar una cuidadosa higiene oral:

El cepillado dental cuidadoso elimina los restos de alimentos y el exceso de placa dental. Por ello es importante el cepillado tras las comidas. Debe ser minucioso, aunque sin ejercer una presión excesiva.

Hay que limpiar:  todas las caras de las superficies dentales,  limpiar cuidadosamente la unión del diente con la encía. Y finalmente limpiar la lengua (importante reservorio de placa bacteriana).

   comocepillarsedientesgreec